Saltar al contenido

Sillas Gamer

Si estás pensando en entrar en el mundo gamer o por el contrario ya estás inmerso en largas horas de videojuegos, te interesará saber qué necesitas para pasar mucho más tiempo sentado sin perder concentración. La palabra clave es: SILLA GAMER.

Una Silla Gamer es una silla ergonómica especialmente diseñada para que tu espalda, tu cuello (y sobre todo tu concentración) se mantengan intactas durante largas sesiones de videojuego. Y cualquiera que no sea gamer podría preguntarse: ¿porqué necesitas una silla especial? ¿no basta con una silla de escritorio normal y corriente? Y la respuesta es: DEPENDEde la cantidad de horas que la vayas a usar.

Las 6 mejores sillas gaming de 2020

Cualquiera que se haya visto inmerso en el mundo de los videojuegos sabe que la atención y la capacidad de reacción son factores muy importantes. Para conseguir esto necesitamos algo más que una silla de oficina: de aquí nacen las Sillas Gamer.

Las primeras sillas gaming surgieron allá por el año 2005 intentando elevar la experiencia de usuario en videojuegos de tipo conducción. Pero debido a su éxito se hicieron muy populares para otras variantes.

Las sillas gaming se parecen tanto al asiento de un coche de carreras porque tienen un mismo objetivo común: ofrecer un soporte firme y ayudar a aguantar muchas horas sentado sin comprometer la capacidad de atención. Además ofrecen la sensación de estar inmerso en un coche de competición, lo que da más realismo a la experiencia de videojuego (sobre todo si estamos jugando a simuladores de conducción).

Tipos de Sillas Gaming

Silla Gamer tipo Racing

Como hemos comentado anteriormente, la mayoría de sillas gamer recuerdan perfectamente al asiento de un coche de competición. Eso es así debido a que intenta imitar la sensación envolvente y aprovecha su diseño para ayudarnos a pasar muchas horas sentados sin que nuestra espalda se resienta. Es el tipo de silla gaming más característica de todas.

Silla gamer, Sillas Gamer

Podemos destacar como características principales el asiento tipo bucket con orejas laterales que ofrecen una sensación envolvente y la extensión especial para apoyar las piernas (ésta última solo disponible en modelos de gama media-alta)

Silla Gamer tipo Rocker

Este tipo de silla gaming es una variación de la original diseñada para jugar videoconsola o en su defecto con joystick. Podemos decir que ofrece un ángulo de visión mucho más bajo (de hecho no tiene soporte y se apoya directamente sobre el suelo) e incorpora en muchos casos accesorios tecnológicos tales como bluetooth, vibración y altavoces.

Silla gamer, Sillas Gamer

La ventaja principal de este tipo de silla es que váis a tener una experiencia de juego brutal. Imagina estar inmerso en un juego de guerra y oír las explosiones desde ambos lados del apoyo de la cabeza o sentir la vibración en la espalda cuando pasas a juegos de conducción.

El único inconveniente es que si vuestro monitor/tv está demasiado elevado puede ocasionaros un poco de incomodidad ya que vuestro ángulo de visión estará muy forzado.

Silla Gamer tipo Cockpit

Aunque si lo que queremos es una experiencia de conducción total, sin dejarnos nada por el camino, no podemos si no elegir una silla tipo Cockpit o simulador de juego.

Silla gamer, Sillas Gamer

Una silla ergonómica tipo Cockpit es una adaptación de la silla Racing con todo lujo de detalles. A simple vista es una silla dentro de un armazón o estructura, lo cual nos permite:

  • Bajar el ángulo de visión e inclinación haciendo que adoptemos una postura más propia de un piloto de carreras que de un gamer.
  • Elevar el volante hasta el nivel propio de un fórmula 1, por lo que los controles o botones secundarios quedan a una altura en la cual podemos verlos sin apartar la vista de la pantalla.
  • Incorporar y adaptar la base de pedales de forma que no se desplacen y tengamos más sensibilidad en cuanto a embrague y freno.
  • Elevar la experiencia de conducción al máximo.

Si es verdad que las sillas tipo Cockpit son ligeramente más caras que las tipo Racing, sin enbargo merecen la pena si disponemos del dinero y el espacio para adaptarlas en casa.

Silla Gamer tipo Puff

La silla tipo Puff es un tipo de sillón cuya característica principal es la de no tener elementos internos estructurales o con una forma definida. Se compone de un recubrimiento relleno de unas perlas de plástico (poliestireno expandido de gran recuperación). Este material nos hace crear una forma totalmente ergonómica ya que funciona como un molde de nuestro cuerpo.

Silla gamer, Sillas Gamer

Hay que decir que no a todo el mundo le gusta la sensación de estar tan “suelto” o sin un agarre tan firme como el que proporcionan los anteriores tipos de sillas, pero esto se puede solucionar regulando su relleno añadiendole más poliestireno. Definitivamente es un tipo de silla que o amas o odias.

¿Qué tener en cuenta a la hora de comprar una silla gaming?

Cuando vamos a elegir nuestra silla debemos tener en cuenta algunos aspectos más allá de los meramente estéticos. Es verdad, algunas de las sillas anteriores son espectaculares, pero no nos servirá de nada si no se adaptan a nosotra ergonomía, que es para lo que realmente fueron diseñadas.

Qué Guía con puntos a tener en cuenta a la hora de elegir nuestra silla gamer:

  • Peso máximo soportado: aunque la mayoría son capaces de soportar más de 100-120kg, es necesario que lo tengamos en cuenta.
  • Tamaño: es una de las variables a tener más en cuenta. Por experiencia propia te digo que no aconsejo usar una silla que se nos quede pequeña, ni es cómodo ni nuestra espalda lo va a agradecer.
  • Resistencia: aunque todas las sillas gamer están diseñadas con materiales muy duraderos, madera, aluminio, plásticos y fibras, es recomendable que no nos vayamos por la opción más barata. Todas las sillas que os recomendamos en Sillasergonómicas.online son de alta calidad y han sido previamente testadas.
  • Ajustable: como comentabamos antes, la ajustabilidad de este tipo de sillas es lo que las hace ser las mejores para su cometido. Cuantos más elementos regulables tenga nuestra silla más podremos adaptarla a nuestra fisionomía.
  • Ruedas: es uno de los factores que menos se le presta atención ya que la mayoría las traen de serie. Si es verdad que algunos modelos como los asientos tipo Rocker no las traen, pero según el uso que les vayamos a dar podremos prescindir de ellas.
  • Reposabrazos: existen dos tipos, los bidireccionales y los tridimensionales. Los primeros se ajustan solo en altura, los segundos ofrecen la posibilidad de movimiento lateral y en profundidad. Un factor muy a tener en cuenta en este punto es el del tipo de material y grosor. Cuando mayor grosor y más traspirable el material mejor será la sensación.
  • Reposapiés retráctil: es una de las funcionalidades que, personalmente, no aporta un extra confort ya que para poder usarla tendríamos que reclinarnos completamente. Está demostrado que levantarse cada 45-60 min aumenta el nivel de concentración, por lo que no es aconsejable “relajarse” en la misma silla en la que jugamos.
  • Cojines y accesorios: los cojines lumbares y cervicales añaden un extra soporte por lo que pueden ser el mejor complemento para ayudarnos a mantener una postura adecuada. En cuando a otros accesorios deseables podrían ser posavasos, bluetooth o altavoces (muchos de ellos disponibles en las sillas tipo Rocker mencionadas anteriormente).

Si por el contrario crees que necesitas un ajuste más personalizado o tienes problemas cervicales o lumbares, te recomendamos que eches un vistazo a las sillas ergonómicas de escritorio.

Configuración